Bienes sustitutivos y complementarios

Bienes sustitutivos y complementarios

Retroalimentación

Aquí tenemos las curvas de demanda de dos bienes complementarios (A y B). Supongamos que el precio del bien A baja en el panel de la derecha. La ley de la demanda nos dice que se comprará más del bien A al bajar la curva de demanda. En otras palabras, la cantidad demandada del bien A aumentará.
Dado que los bienes A y B son complementarios, una mayor cantidad de bien A requiere el uso de más bien B. Pero el precio del bien B no ha cambiado. Por tanto, sólo se comprará más bien B si la demanda del bien B aumenta desplazándose hacia la derecha.
En los paneles inferiores, tenemos dos bienes sustitutivos (C y D). Supongamos que el precio del bien C disminuye en el panel de la derecha. La ley de la demanda nos dice que se comprará más cantidad del bien C desplazando la curva de demanda hacia abajo. En otras palabras, la cantidad demandada del bien C aumentará.
Dado que los bienes C y D son sustitutos, una mayor cantidad del bien C sustituirá el uso del bien D. Pero el precio del bien D no ha cambiado. Por tanto, sólo se comprará menos bien D si la demanda del bien D disminuye desplazándose hacia la izquierda.

Bienes sustitutos perfectos

Los bienes sustitutivos (o simplemente sustitutos) son productos que satisfacen un deseo común y los bienes complementarios (simplemente complementos) son productos que se consumen conjuntamente. La demanda de los sustitutos de un producto aumenta y la de sus complementos disminuye si el precio del producto aumenta.
Uno de los determinantes de la demanda, es decir, los factores que pueden provocar un desplazamiento de la curva de demanda de un producto, es el precio de los bienes conexos. En general, existen dos tipos de bienes relacionados: el bien o los bienes que pueden consumirse en lugar del producto y el bien o los bienes que se consumen junto con el producto. El primero se denomina bien sustitutivo y el segundo es un bien complementario.
Coca-Cola y Pepsi, el iPhone y la serie Galaxy S, Nike y Adidas son algunos ejemplos de bienes sustitutivos. Si el precio de la Coca-Cola aumenta, la demanda de Pepsi debería aumentar porque muchos consumidores de Coca-Cola se pasarán a Pepsi. Del mismo modo, los precios del iPhone y del Galaxy S afectan a su demanda mutua. Dado que hay muchos fanboys que volverán a priorizar su gasto para permitirse un iPhone incluso después del aumento de precio, muchos consumidores racionales ponderarán su preferencia por un producto sobre el otro y la prima que están dispuestos a pagar.

Leer más  Ing sacar dinero gratis

Bien normal

Bien complementario: producto que se utiliza o consume conjuntamente con otro producto. Un bien de este tipo suele tener más valor cuando se combina con su complemento que cuando se utiliza por separado.EN OTRAS PALABRAS… Un objeto que se combina con otro artículo; normalmente se compran juntos y no por separado.
Bien sustitutivo: producto que satisface el mismo deseo básico que otro producto. Los bienes sustitutivos pueden utilizarse en lugar de otro.  EN OTRAS PALABRAS… Un objeto que puede ocupar el lugar de otro artículo, que son esencialmente similares en su uso.
Si los precios de las salchichas suben, lo más probable es que los consumidores también compren menos bollos para salchichas. Dado que estos dos productos están relacionados entre sí, si hay un aumento/disminución del precio de uno de ellos, afectaría a la probabilidad de que el otro también se comprara.
Sustitución de los arándanos por las fresasSi los precios de los arándanos suben, los consumidores podrían sustituirlos por las fresas, cuyo precio permanecería invariable o incluso disminuiría. De este modo, las fresas serían el bien sustitutivo de los arándanos porque el precio de uno afecta a la cantidad demandada del otro.

Ejemplos de bienes sustitutivos y complementarios

En microeconomía, dos bienes son sustitutivos si los consumidores pueden utilizarlos para el mismo fin[1], es decir, un consumidor percibe ambos bienes como similares o comparables, de modo que tener más de un bien hace que el consumidor desee menos del otro. A diferencia de los bienes complementarios y los bienes independientes, los bienes sustitutivos pueden reemplazarse entre sí en su uso debido a los cambios en las condiciones económicas[2] Un ejemplo de bienes sustitutivos es Coca-Cola y Pepsi; el aspecto intercambiable de estos bienes se debe a la similitud del propósito que cumplen, es decir, satisfacer el deseo de los clientes de un refresco. Estos tipos de sustitutos pueden denominarse sustitutos cercanos[3].
La ocasión de uso de un producto describe cuándo, dónde y cómo se utiliza[3]. Por ejemplo, tanto el zumo de naranja como los refrescos son bebidas, pero los consumidores los utilizan en ocasiones diferentes (por ejemplo, en el desayuno o durante el día).
Un ejemplo de bienes sustitutivos son el té y el café. Estos dos bienes cumplen las tres condiciones: el té y el café tienen características de rendimiento similares (quitan la sed), ambos tienen una ocasión de uso similar (por la mañana) y ambos se suelen vender en la misma zona geográfica (los consumidores pueden comprar ambos en su supermercado local). Otros ejemplos comunes son la margarina y la mantequilla, y McDonald’s y Burger King.

Entradas relacionadas