Consejos para planificar una reforma del hogar

Las reformas en el hogar suponen una oportunidad única de optimizar el espacio disponible y lograr el resultado con el que siempre hemos soñado. No obstante, también pueden convertirse en un verdadero quebradero de cabeza. Para evitarlo, pues, lo mejor será llevar a cabo una correcta planificación y tener en cuenta una serie de factores cruciales. Todo esto puede ayudarnos a ahorrar dinero, sí, pero también nos evitará numerosos problemas e imprevistos. Por eso, a continuación, vamos a dar algunos consejos para llevar a cabo una reforma del hogar.

Controlar el presupuesto

El primer paso, claro está, será mantener un correcto control del presupuesto. Hemos de saber en todo momento cuánto dinero podemos gastar, y en qué es mejor invertirlo. Además, hay que tener en cuenta que en cualquier reforma pueden surgir imprevistos, así que también se debe contar con unos fondos extra para estos casos.

Solicitar diferentes presupuestos siempre es recomendable. Así podremos compararlos y elegir el que más nos convenga. Si el presupuesto es cerrado, nos ahorraremos sorpresas en el último momento.

Poner a buen recaudo nuestras pertenencias

Si vamos a realizar una reforma importante, o una reforma integral del hogar, será mejor que nos aseguremos de poner a salvo nuestras pertenencias más valiosas en un trastero. Las obras no solo van a levantar mucho polvo; también exigirán la presencia de varios operarios yendo de arriba abajo, almacenando herramientas, material de construcción, etc. Un espacio despejado siempre es más apropiado para trabajar, así que, en estas situaciones, un servicio de alquiler de trasteros puede ser una solución muy adecuada. Además, nos evitará que muebles u otras pertenencias sufran desperfectos.

Leer más  Seur seguimiento en camino

Planificar la rutina durante la reforma

Algo que debemos tener claro es que, mientras dure la reforma, el hogar no será enteramente nuestro. Por eso, hay algunas consideraciones que deberemos tener en cuenta. Por ejemplo, si vamos a reformar la cocina, no podremos cocinar durante unas semanas. Eso significa que deberemos ir a comer a casa de un familiar, pedir comida para llevar o improvisar una cocina provisional (con un hornillo eléctrico y el microondas, por ejemplo) en otra estancia de la casa. En el caso de que se trate de una reforma integral, por otro lado, deberemos conocer el orden en el que se van a reformar las diferentes zonas de la casa para saber si podremos vivir allí o si tendremos que buscar un alojamiento alternativo durante las obras.

Dedicar tiempo a escoger materiales

A la hora de elegir materiales como revestimientos o pavimentos para las diferentes estancias, resulta crucial dedicar tiempo y energías a buscar la opción que más se adecue a nuestros gustos y para encontrar los mejores precios, ya que estos acabados van a definir, en gran medida, los espacios. Un mueble es fácil de cambiar; el enlosado del suelo no. Por eso, lo más recomendable es evitar opciones más llamativas o radicales, especialmente si forman parte de una moda. En su lugar, las alternativas neutras siempre proporcionarán acabados más fáciles de combinar y un estilo más duradero en el tiempo.

Entradas relacionadas