Ni me he drogado nunca ni lo volvere a hacer

¿qué puedo hacer para ayudar a mi amigo adicto a las drogas?

Cuando se mezcla el alcohol con la cocaína, se crea otra droga en el cuerpo llamada cocaetileno. El cocaetileno es similar a la cocaína, pero proporciona un “zumbido” más fuerte y duradero. Este zumbido es el que empiezas a desear una vez que has tomado unas cuantas copas.
La cocaína acelera los latidos del corazón y aumenta la presión arterial. La cocaína acelera los latidos del corazón y eleva la presión arterial, lo que aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón.El cocaetileno es más perjudicial para el corazón que la cocaína, lo que significa que el riesgo de sufrir un ataque al corazón es mayor cuando se mezcla la cocaína con el alcohol que cuando se toma la cocaína sola.Tomar cocaína con alcohol también significa que se bebe más, lo que tiene sus propios riesgos.
Haz una lista de todas las cosas que te hacen querer consumir cocaína, es decir, tus factores desencadenantes.Tienes más probabilidades de consumirla:Al identificar los factores desencadenantes que impulsan tu consumo de cocaína puedes empezar a pensar en formas de evitarlos.Factores desencadenantes: cómo evitarlos
Aunque hagas todo lo posible por evitar los desencadenantes, es posible que sigas teniendo antojos de cocaína.Es útil elaborar un plan para cuando esto ocurra.¿Cómo te distraerás? ¿Cómo te distraerás? ¿Qué harás en su lugar?

Adicciones

Las sensaciones que experimentan las personas al tomar una determinada droga desempeñan un papel importante en su decisión de consumirla. Algunas sustancias pueden consumirse sólo en ocasiones concretas. Por ejemplo, la gente suele consumir éxtasis y anfetaminas para aumentar su energía durante una fiesta de baile.8 Otra persona puede consumir drogas para mejorar el rendimiento y la imagen, como los esteroides, o potenciadores cognitivos para mejorar su rendimiento en el trabajo, los estudios o las competiciones deportivas. Otros pueden recurrir al alcohol y al tabaco para relajarse después del trabajo o para combatir el estrés.9,10
El precio también es una influencia importante y está estrechamente relacionado con la disponibilidad. Las drogas que están disponibles en grandes cantidades tienden a ser más baratas de comprar, y los precios más bajos de las drogas pueden dar lugar a niveles más altos de consumo de drogas y de daños relacionados con las mismas.13,14 Cuanto más barato sea el precio, más probable es que la droga atraiga a más personas.Por ejemplo, un exceso de oferta de heroína en la década de 1990 hizo que los precios cayeran a un mínimo histórico, lo que hizo que se convirtiera en la droga más comúnmente inyectada15. Por el contrario, el endurecimiento de las políticas de aplicación de la ley, combinado con unos márgenes de beneficio más bajos, hizo que Australia fuera una opción menos atractiva para los traficantes de heroína, lo que provocó la sequía de heroína a principios de la década de 2000. Esta escasez hizo que el precio se disparara de 360 a 1200 dólares por gramo en Australia.14 El precio de una droga puede afectar a la demanda de otra. Si el precio sube demasiado, en algunos casos las personas que consumen una determinada droga pueden buscar una alternativa más barata si ya no pueden permitirse su opción preferida.16

Leer más  Qué pasa con liechtenstein en cuanto a la exportación

Adicción a las drogas

Abundan las estadísticas sobre las borracheras y los costes del consumo de alcohol, pero observar a las personas que están detrás de los ceros es más difícil. Para entender las tendencias de abstención, no podemos hacer mucho mejor que la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud. Sus últimos datos se basan en 68.309 entrevistas realizadas en todo Estados Unidos en 2012. La encuesta preguntaba a los estadounidenses si habían consumido diversas drogas en el último mes, en el último año o en su vida.
Por lo tanto, puedo darle una respuesta muy clara a su pregunta: Cuando se les preguntó si habían bebido alcohol alguna vez en su vida, el 8% de los jóvenes de 24 años dijo que no. He aquí cómo ese porcentaje habría sido diferente si no tuvieran 24 años:
Entre todos los mayores de 12 años (es una franja de edad extraña, pero es como vienen los datos de género), el 14,9 por ciento de los hombres dijo que nunca había bebido alcohol, frente al 20,4 por ciento de las mujeres. Las diferencias raciales son aún mayores: Por ejemplo, los asiático-americanos tienen tres veces más probabilidades de no haber bebido nunca alcohol que los blancos no hispanos.

Lista de cosas a las que se puede ser adicto

La mayoría de los adolescentes que consumen drogas no se convierten en drogadictos ni en adultos. Pero el consumo de drogas en la adolescencia puede poner en riesgo su salud mental, emocional y física. Y puede poner a algunos niños vulnerables en riesgo de sufrir problemas continuos de abuso de drogas y adicción en su futuro.
El abuso de drogas significa que alguien utiliza una droga por placer o para drogarse. La adicción a las drogas significa que una persona se ha vuelto dependiente de la droga y no tiene control sobre si la usa, cómo o cuándo, ni sobre la cantidad que usa. La adicción a las drogas puede ser física, psicológica o ambas.
Cuanto antes se busque ayuda para el problema de alcohol o drogas de un adolescente, mejor. Un terapeuta familiar cualificado puede evaluar y valorar a su hijo y, a continuación, ofrecerle el tratamiento adecuado. Esto puede incluir terapia ambulatoria o terapia en un centro de tratamiento residencial.
El éxito del tratamiento dependerá del temperamento y la voluntad de cambio de su hijo, así como de la duración y la frecuencia del consumo de drogas. Es posible que haya que intentar dejarlo varias veces antes de que su hijo sea capaz de hacerlo a largo plazo. Cada intento de dejar de fumar acerca al niño al éxito.

Entradas relacionadas