Cuales son los partidos independentistas catalanes

Por qué Cataluña quiere la independencia

Junts pel Sí (“Juntos por el Sí”), formada por una alianza nefasta entre el partido de centro-derecha Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) de Mas y la más radical Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), obtuvo 62 de los 135 escaños, y junto con los 10 escaños de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), de extrema izquierda, tiene mayoría absoluta. Los resultados coinciden en líneas generales con los sondeos de opinión previos a las elecciones. Los independentistas obtuvieron casi el 48% de los votos. Mas proclamó ante una multitud que le aclamaba que esto le daba “fuerza y legitimidad” para seguir adelante con la separación de Cataluña de España.

El segundo partido en el Parlamento es el partido de centro-derecha Ciutadans (conocido como Ciudadanos en el resto de España), contrario a la independencia, que desbancó al gobernante Partido Popular (PP) y a los socialistas de la oposición -que se han alternado en el poder a nivel nacional durante los últimos 30 años- como la principal fuerza en la región a favor de mantener a Cataluña dentro de España. El resultado de Ciudadanos es un buen augurio para su éxito en las elecciones generales que se celebrarán a finales de año y en las que podría convertirse en el rey del PP o de los socialistas.

Elecciones en Cataluña

Tras algunos esfuerzos inútiles del gobierno catalán presidido por Artur Mas, líder del partido de centro-derecha Convergencia y Unión (CiU), para renegociar partes del estatuto de autonomía con Mariano Rajoy, líder del Partido Popular que se convirtió en presidente del gobierno en 2011, y una enorme manifestación el Día Nacional (Diada), el 11 de septiembre de 2012, que congregó a un millón y medio de personas en las calles de Barcelona, Mas decidió convocar unas elecciones anticipadas en noviembre de 2012 y se comprometió a celebrar un referéndum sobre la independencia si ganaba. Tras las elecciones, Mas y Junqueras acordaron formar un gobierno CiU-ERC y celebrar el referéndum. Después de que el Tribunal Constitucional objetara la etiqueta, el 9 de noviembre de 2014 se celebró un referéndum no vinculante en el que se plantearon a los votantes dos preguntas: “¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado?” y “En caso de respuesta afirmativa, ¿quiere que este Estado se independice?”. Acudió un 43 por ciento de los votantes. El 81 por ciento dijo que sí a ambas preguntas y otro 11 por ciento dijo que sí a la primera pero no o no dio respuesta a la segunda, lo que significa que el 92 por ciento de los que votaron querían que Cataluña se convirtiera en un estado y el 81 por ciento querían que fuera un estado independiente.

Leer más  Nomina con pagas prorrateadas

Parlamento catalán

Las profundas divergencias entre ERC, JxCat y la Candidatura de Unidad Popular (CUP), de extrema izquierda, habían provocado pocos avances hasta la semana pasada. El plazo para formar un nuevo gobierno expiraba el 26 de mayo.

“El objetivo no es otro que servir al ‘país’ [la comunidad autónoma española de Cataluña] y a la gente de la mejor manera posible, gobernar para todos y al mismo tiempo poder avanzar hacia el objetivo común de la independencia en forma de República Catalana”, escribieron ERC y JxCat en un comunicado conjunto.

El Gobierno español, una coalición formada por el partido socialista PSOE y el izquierdista Unidos Podemos, expresó su preocupación por el acuerdo entre ERC y JxCat, pero subrayó su compromiso de negociar con el nuevo ejecutivo catalán.

Independencia de Cataluña 2021

La Ley del Referéndum de Autodeterminación de Cataluña contenía la disposición de que, en caso de un resultado a favor de la independencia, ésta se declararía en las 48 horas siguientes al recuento de todos los votos. El presidente catalán, Carles Puigdemont, lo confirmó el 3 de octubre durante una entrevista exclusiva con la BBC, diciendo que “vamos a declarar la independencia 48 horas después de que se cuenten todos los resultados oficiales”[9].

Tras afirmar que consideraba el referéndum válido y vinculante, Puigdemont optó por utilizar la expresión “asumo el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república”, antes de añadir que “pediría al Parlamento que suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas podamos emprender un diálogo”.

Leer más  Eci el triangulo de las bermudas

El discurso dejó a los observadores desconcertados, ya que se esforzaron por entender si Puigdemont acababa de declarar la independencia[11][12]. Mientras que algunos comentaristas afirmaron que la independencia acababa de ser declarada y puesta en suspenso,[13][14] otros afirmaron que la declaración de independencia había sido pospuesta[2][15][16][17].

Entradas relacionadas